• Mario

09. Para la ciencia, ser metiche es un estudio interesante: Rumorología.

Acordemos lo siguiente: un buen chisme siempre es tentador escuchar ¿No? Y es que, por alguna razón, la desgracia ajena (obviamente aquella que no daña a nadie) nos da un no sé qué, llamándonos a querer saber más... Ojalá no sea sólo yo. Como sea, ahora la pregunta es ¿Cómo es que ese mismo fenómeno puede verse en los bulos? Más aún ¿Por qué existen? ¿Cómo se hacen virales? Hay muchas preguntas que vienen a la cabeza cuando pensamos en el rumor y no es de sorprender, por tanto, que haya una ciencia para ella, la rumorología.

A ver, lo interesante de la rumorología es la combinación entre los fenómenos de influencia, comunicación y psicología. Es que vamos ¡Una maravilla de estudio! Y no tan sólo es entretenido, es importante estudiar e interiorizar por sus implicaciones en la sociedad, sobre todo en estos tiempos donde las redes sociales propician la aparición de estos, y en el juego del 'teléfono descompuesto'

Por cierto, aquí tienen la fuente que usé para este post.

Entonces, la rumorología es el estudio del traspaso del rumor, definido este último, como suele suceder en las ciencias sociales, de muchas maneras. Pero convengamos ahora su definición como "la transmisión de un relato a través de testigos sucesivos". Ahora, esa definición tiene dos características que la mayoría de los autores coinciden. La primera, la falta de evidencias o pruebas que lleva consigo al ser transmitido, impidiendo su ratificación o negarlo. La segunda característica es que el rumor siempre está en circulación.

Ahora bien, varios autores relacionan el surgimiento de los rumores a las situaciones ambiguas y su utilidad viene en aportar a su interpretación. Otros, sin embargo, definen el rumor como la exposición de una creencia respecto a un hecho específico. Tal como el autor de la fuente que he usado, Eduardo Ulianov, (link arriba el del gif) dice, definir el rumor es una tarea complicada. Sin embargo, según lo que yo personalmente he leído desde la psicología y otros autores escritores de rumorología como Nicholas Difonzo, una definición integral es la propuesta por Eduardo: "Una creencia ambigua que no ha sido ratificada ni desmentida por fuentes oficiales, que hacen alusión a una persona, objeto o situación (o sus interrelaciones) y se transmite frecuentemente a través de un canal de información no oficial" Agrega también que los canales digitales actuales se han posicionado como una nueva plataforma para la difusión de los rumores. Ahora bien, el chisme, digamos, una especie de rumor, tiene ya una especificidad en la locación pues es circunscrito a grupos pequeños.

Con eso ya nos podemos dar una idea de la gran variedad de contextos y situaciones en que puede ocurrir un rumor... básicamente todo momento y lugar. Y es que, como he mencionado anteriormente, el mundo social tiende a ser poco estructurado, lo que da paso a la ambigüedad, al depende o diferentes puntos de vista. Sí seré enfático al decir que los procesos políticos y mediáticos, al ser información escaza la que se socializa de los acontecimientos, siempre tenderán a promover el rumor, recordando, que incluyen creencias de aquel que comienza la difusión.

Mira, si revisas la obra de Eduardo, desde la página 64, darás cuenta de que hay una gran variedad de tipos de rumor, integrando todo tópico que se te pueda ocurrir, así que no te daré la lata de describirlo uno por uno. Como sea, sí te puedo decir que tienden a ser negativos, aunque no necesariamente dañinos a pesar de que existan. Por otro lado, su surgimiento tiende a derivarse de una necesidad emocional. Dígase de otra forma, el objeto del rumor activa emocionalmente al sujeto, provocando una necesidad de compartir, emergiendo así el rumor. Claro, esto se aplica a los rumores que no son intencionados. Si hay alguna alma vil que esparce un rumor como arma social para perjudicar y así obtener un beneficio, entonces la situación cambia, la cual no pretendo trabajar aquí.

Ya luego la situación se torna interesante pues, desde este punto, nos vamos a cómo es que se esparce el rumor. Mira, tiene dos niveles de análisis importantes: comunicacional y psicológico. Como necesito guardarme material para otros post, hablaré lo suficiente para explicar el punto.

Trabajemos con un ejemplo extremo. en promedio, cada usuario tiene en promedio 150 amistades. Suponiendo que comienzas un rumor al publicarlo allí y que el cien por ciento de ellos lo lee, solamente se necesita el 0.667% de ellos replicando el rumor para que este no se extinga, es decir, se mantenga ahí posible a crecer (150x0.667%=1). Si, por ejemplo, hay un 3% de tus amistades que lo replica, significa que son 4 personas haciéndolo, posibilitando que, ahora, ya no sean 150 sino 600. Si ahora volvemos a aplicar un 3% de ellos que replicaron el rumor, entonces tenemos que lo verán 2700. Repetimos y se convierten en 12.150. Ya ven para dónde voy ¿No? Es un crecimiento exponencial y no requiere un elevado nivel de influencia para que sea visible.

Ahora, ha esto tenemos que agregarle una serie de variables que la hacen un poco más real. Convengamos que tanto emisor como receptor tienen creencias y características que los dotan con la capacidad de rechazar o no el rumor según su nivel de adecuación a las creencias anteriores. Aún cuando existan pruebas, no necesariamente se podrá hacer que el sujeto lo crea pues pasará por un posible proceso de resistencia que intentará establecer racionalizaciones en el rumor o las pruebas para adecuar esa información a las creencias previas y, finalmente, a nuestra interpretación. Llamaremos a aquella prueba como justificación por evidencia y al apartado psicológico como justificación a priori. Eduardo propone un ejemplo de esto. Cito ahora.

"El año pasado, en un debate sobre rumores relacionados con las personas inmigrantes, una señora se levantó y dijo: los directores de los colegios prefieren ayudar a los extranjeros que a los de casa, porque he visto que todas las becas de comedor se las han dado a ellos. Efectivamente, la señora tenía buenas razones para creer que lo que creía (si todas las becas son para los inmigrantes, entonces los directores pueden tener cierta preferencia por ellos). Pero la señora ignoraba que las becas de comedor, como después le explicó el moderador del debate, se asignaban a las personas con peor situación económica que, casualmente, eran la mayoría de los inmigrantes de ese distrito (Ciudad Meridiana)"

Si nos ponemos a pensar el caso, vemos que la justificación a priori se ocupó al no existir información completa. Eso supone que, para establecer conclusiones, es necesario ocupar una serie de habilidades tales como inferencia, analogías, categorización, etc. Lo malo de esto es que el conocimiento derivado de ese proceso es menos fiable. Como sea, al parecer la valoración como verdad o mentira depende del sujeto, no del rumor mismo.

Entonces, la cuestión está ahora en cómo se transmite el rumor, adentrándonos al mundo de la comunicación y la influencia. No pretendo extenderme mucho, pero al hablar de influencia, una parte importante se refiere a los niveles de confianza que percibe el receptor del y el nivel de disonancia cognitiva que le genera, mientras que la activación emocional, interés, reflexión y los factores de riesgo/beneficio se relacionan con la comunicación. Desde ambas características se puede intuir que dependen de factores emocionales y racionales, ambas interrelacionadas. Ya dije que me reservaré la comunicación e influencia para otros posts, pero sí vale la pena hablar sobre la activación emocional. Es que es entretenido entenderlo así, además de útil.

La lógica es la siguiente: mientras más intensa sea la emoción que te genera, más llama la atención al sujeto, lo que significa también que colma la atención y promueve su conversación pues se considera como interesante. De la misma forma, la activación emocional depende de los intereses y experiencias previas, así como también las implicancias del hecho del rumor que tiene en el momento o en el sector social que aplica. Ahora bien, a razón de eso, habrá una tendencia a exagerar las características interesantes del rumor para que cause más impacto, es decir, se desvirtúa la información de forma paulatina. Aquí es intuitivo pensar que mientras menor sea la activación emocional, este proceso no se producirá al mismo nivel. Esto nos quiere decir que hay algunas relaciones: a mayor activación emocional, más probable es que el mensaje se haya desvirtuado; a mayor frescura tiene el hecho, más cantidad de información existirá e interés.


No queda mucho más que hablar. Los rumores son una ciencia interesante, con muchas variables. En ese sentido, conforme vayan apareciendo más entradas de blogs relacionadas, más sentido tendrá. Sin más, recomiendo leer la tesis mencionada aquí. Es un lujo hacerlo.


1 vista0 comentarios