• Mario

07. Lo de ciencia en la ciencia social no es tan objetivo como se pinta.

Actualizado: feb 22

A ver, para entenderlo tenemos que hacer una distinción. Por un lado, tenemos la propuesta filosófica y teórica de ella y, por el otro, tenemos su práctica real. El problema para mi está en lo segundo en tanto que somos seres humanos que, como vimos en entregas pasadas, no somos capaces de ver la naturaleza misma de las cosas.

Espera, sé que me dirán que la ciencia nació justamente para combatir esa imposibilidad y, sí, tienen razón y por eso sostengo que como propuesta es algo aplaudible, pero como práctica a ratos es a lo menos criticable, en especial en las ciencias sociales, que es la que nos interesa aquí. A continuación, desarrollaré esta idea, pero antes hagamos un breve repaso de cuál es el método científico.

La cuestión va así. Observas el fenómeno y hechas a andar las neuronas para que generen una hipótesis de porqué ocurre. Como no eres un omnipotente te ves obligado a comprobar que lo que has hipotetizado es real y elaboras así un experimento. Desde el análisis de sus resultados elaboras una teoría, la cual compartirás con el mundo. Puede pasar también que un día te da por leer cuanta literatura científica y al relacionarlas supones que en el caso de que pase A en consideración con B, entonces debe pasar C y, así, decides comprobar esa hipótesis por medio de la experimentación. Ambos casos son métodos de procesos científicos, respectivamente el inductivo, el que fue usado, por ejemplo, por Darwin, y el deductivo, representado por Einstein.

Ahora bien, para determinar que esa teoría que se está comprobando es válida como conocimiento científico debe ser considerada como falsable, es decir, debe poder ponerse en duda y ser capaz de ser refutada. Además, cada experimento y posterior análisis deben utilizar metodologías determinadas para asegurar los resultados más limpios posibles. Además, el experimento debe ser capaz de reproducirse por otra persona, debiendo llegar a los mismos resultados, lo cual es fundamental para aprobar una teoría como más 'cierta'.

No creo poder resumir y reducir el método científico más de lo que ya está puesto ahí. Como sea, creo que con eso es suficiente. Entonces, para el siguiente análisis voy a suponer que el científico que realiza ciencia es un sujeto entrenado y no comete ningún error de diseño experimental, no teniendo ningún error técnico, así como tampoco omite información relevante del ejercicio. Lo que nos queda ahí son los resultados declarativos del proceso científico, es decir, el resultado final del proceso que va desde el encuadre del proceso científico, la interpretación de los resultados y la exposición de esos resultados, esto último teniendo que ver también con la capacidad y forma de escucha de la academia y la sociedad.

Entonces, partamos por lo siguiente. Cuando estudias psicología, vemos que tenemos, entre muchas otras, la psicología cognitiva, humanista, relacional y para qué decir el psicoanálisis que se inscribe en otra línea aparte. Con la sociología es lo mismo, tienes la escuela marxista, positivista, funcionalista, interaccionista, etc. De la misma manera, en economía vemos la escuela austriaca, marxista, keynesiana, clásica y cuanta otra más. En ese sentido, la ciencia social es considerablemente heterogénea en tanto que cada escuela tiene un marco teórico distinto mediante el cual aquel científico social analizará el fenómeno. Esto no quiere decir que no se pueda extraer herramientas de distintas escuelas para analizar un fenómeno puesto que, de todas maneras, cada línea de pensamiento puede aportar distintas propuestas válidas.

El marxismo, por ejemplo, está equivocado al decir que el precio de un producto está determinado por el costo del trabajo total que implica su producción pues en realidad depende de la valoración social. Sin embargo, son innegables sus aportes al análisis de la distribución de la riqueza, es decir, puso en pie su discusión. De la misma manera, el concepto de desigualdad es percibido distintamente entre aquel que piensa desde el marxismo y quien opta por una perspectiva liberal, respectivamente siendo la captación de riqueza por parte del empresario y la diferencia de capacidad productiva. Así, la 'objetivación' de la realidad depende de la tendencia teórica del autor.

La teoría en ciencias sociales no es tan sólo un estudio sistemático de un fenómeno sino también la consolidación de un proceso histórico en el que el autor se vio envuelto. Puede observarse con la Logoterapia a propósito de la vivencia de Viktor Frankl en los centros de concentración, el liberalismo ante los problemas relacionados con la monarquía y el marxismo como respuesta ante el abuso de burgués de ese entonces. En ese sentido, su uso en la actualidad ya no tan sólo depende del conocimiento adquirido de las teorías, sino también la capacidad y la habilidad de contextualizar válidamente la teoría a nuestros tiempos e interpretar adecuadamente los resultados.

Por otro lado, debemos entender que la ciencia social tiene una serie de conflictos de interés. Un estado comunista privilegiará la perspectiva marxista del análisis social por sobre la comprensiva, o una universidad pública en un país con una tendencia política clara por sobre otra, tal como vimos en la entrega anterior, puede suponer el manejo de conceptos desde una óptica determinada. De la misma manera, podemos ver cómo en estados unidos intentó prohibir literatura marxista de las escuelas y universidades en esos tiempos cercanos a la guerra fría. Tal como Foucault plantea, las ciencias sociales son una herramienta política al ser constituyentes de la 'verdad' y, por lo tanto, son saberes que le interesa controlar a quienes ejercen el poder. Véase, por ejemplo, Cuba, donde en la universidad dictan clases obligadas referido al sistema de gobierno, o la diferencia entre Bolivia y Chile a la hora de enseñar sobre la guerra del Pacífico que se efectuó entre ambos países mas Perú. Esto no tiene mucho que ver con el hacer ciencia sino con su difusión y, por tanto, su impacto en la vida social, que es finalmente el objetivo de la ciencia.

De la misma forma que el saber de las ciencias sociales está determinado por el estatus político de cada país, también lo está por la postura política de la academia científica. A ver, cuando publicas un artículo, siempre intentarás hacerlo en revistas indexadas, es decir, revistas que representan calidad y están adheridas a bases de datos internacionales. Uno de los indicadores que se usan para determinar la calidad es el factor de impacto, el cual se refiere a la cantidad de citas que se sus artículos poseen. En tanto que esto último depende del lector, ya no está determinado únicamente por la calidad del paper sino por su interés social, el cual, entre otras cosas, depende del contexto histórico y desabilidad. Vemos, por ejemplo, que uno de los factores que influyen en la 'Crisis de replicabilidad' es el elevado nivel de fraude en los resultados para hacer de las hipótesis como contrastadas por evidencia y por tanto tener atractivo social/económico, o bien, desacreditarlas por interés de otras.

Además, en tanto que dentro del proceso de publicación del artículo está la revisión de pares, los cuales son otros académicos con su misma posición teórica, la aceptación de los artículos también dependerá de su juicio. En ese sentido, depende de la interpretación que se le da y, por tanto, provoca un detrimento de la objetividad en el proceso de publicación.

Por último, las variables que se trabajan en las ciencias sociales son difíciles de modular matemáticamente en tanto que representan dimensiones semióticas, lingüísticas y dinámicas más abstractas como las representaciones sociales, entre muchas otras que influyen directamente en el comportamiento observado. Se puede argumentar que la investigación social siempre contextualiza el lugar y contexto, haciéndose cargo directa o indirectamente de esas variables. Es cierta esa afirmación, sin embargo, ahí radica la necesidad del propio investigador de reconocer su cualidad de extraño, es decir, la capacidad de interpretar y manejar los datos recogidos sin la intromisión de sus ideas preconcebidas y matices culturales no representativos de la población que está estudiando. Dicho todo eso, es de esperar que actualmente en las ciencias sociales se alcance hasta un máximo del 50% de replicabilidad en lo que sería las ciencias cognitivas y entre un 20 a 30% en la psicología social. Aunque se intente realizar estudios generalizables, debido a la unicidad de los sujetos, es difícil producir ese efecto. El caso más alejado de esto podría ser la psicología cognitiva en tanto que se alimenta de una serie de ciencias con un método y resultados más consistentes como puede ser la neurología o fisionomía, endocrinología, etc., produciendo que su marco teórico y objeto de estudio sean consistentes en un punto elevado en comparación a las demás áreas de la ciencia social.

Sin embargo, las nuevas tendencias de la ciencia social a la migración a la ciencia de datos han permitido un cambio en esta última problemática a cambio del surgimiento de nuevos sesgos relacionados a la administración de los datos y los códigos usados, entre muchos otros que, para no extender mucho más, dedicaré una entrega a futuro.

Aun así, la interpretación final y los resultados declarativos permanecen con la posibilidad de sesgo original puesto que la, ahora, 'ciencia social computacional' modifica el proceso científico y la metodología de investigación más no la interpretación final.


Como sea, el mundo de las ciencias sociales es muy extenso y debe leerse con cuidado, teniendo en consideración su parcialidad pues lo único objetivo es que nada es realmente objetivo, al menos por ahora, y a pesar de que sea así, también debo reconocer que sigue siendo la mejor manera de comprobar y explorar la realidad pues no se puede dudar que es más verás que nuestra propia percepción. En las discusiones que tengamos, por ningún motivo podemos cerrar nuestra forma de pensar lo social y a la hora de aprender, tendremos el deber de indagar donde viene esa información. Finalmente, creo que tener esas precauciones nos hace más libres de decidir qué nos afecta y qué queremos para nosotros pues detenemos, al menos en parte, las guías conceptuales que nos puede brindar el saber social.

¡Hasta la próxima!


16 vistas1 comentario