• Mario

01. Introducción: La necesidad de conocer y dar a conocer.

Esta publicación tiene como objetivo declarar mis intenciones con este blog y porqué he decidido hacerlo. Quizás podría ahorrarme estas palabras, pero, sin embargo, la escritura de la ciencia lo requiere, aun cuando quiera simplemente hacer divulgación, pues la ciencia implora por una postura imparcial y objetiva que, adelantando a otras publicaciones, es imposible alcanzar. Entonces, un canal divulgativo como este sería algo así como un intento de ser objetivo respecto a un conocimiento que el autor original intentó hacer objetivo. La objetividad, entonces, queda como un ideal. Solo nos queda entonces declarar cuáles son las motivaciones, deseos y sensaciones sobre lo que se está comunicando.


Escribir este blog es una forma de motivarme para materializar mis lecturas y avances en algo que pueda recurrir en un futuro. Como es público, hay una suerte de contrato implícito entre ustedes, lectores hipotéticos, y yo. El blog, por tanto, es un reflejo de mi propio camino intelectual en torno a las ciencias sociales.

Otro punto quizás el más importante es la necesidad de aprender y democratizar el conocimiento de las ciencias sociales. No hay que ver muy lejos para dar cuenta cómo la sociedad vive en una suerte de división ideológica o moral, muchas veces teniendo su nacimiento en una discusión académica que caminó hasta las bocas del día a día. Por eso, hacer una lectura crítica y abierta en torno a esas discusiones supone posicionarse afuera de ese juego que, a ratos, puede darnos un trago amargo en una discusión, reflexión o mera expectación de lo que ocurre en nuestro al rededor.

Además, conocer de las ciencias sociales nos da la posibilidad de ejercer con mayor eficacia nuestra libertad respecto a lo que es realmente necesario. Si pensamos que estamos relacionados con una sociedad hipercompleja, llena de información cuál más innecesaria para el curso de nuestras vidas, conocer cómo funciona la sociedad en todos sus niveles de análisis nos permite elegir qué es importante para nosotros con plena consciencia de nuestra elección, así como elegir qué nos influye en nuestro ánimo al saber de antemano el origen de aquello que nos tocó. Por mi parte, me intriga saber qué tanto de mi vida personal y percepción de la realidad está guiado por el constructo social, entendiendo que mientras más conozca su influencia en mí, más libre soy para ser dueño de mi voluntad intelectual y comportamiento. Estudiar ciencias sociales es un ejercicio de autodescubrimiento.


Así, mi posición en torno a la ciencia social es de profundo escepticismo en torno a sus propios postulados pues no confío en la capacidad de objetivar por parte de los autores que proponen tal o cual teoría, así como también no creo que el método científico aplicado a las ciencias sociales sea capaz de identificar o trabajar con todas las variables que intervienen en la vida social. Tampoco confío en que la academia trate de forma imparcial el conocimiento científico en tanto que no están exentos de intereses políticos. No creo que el conocimiento más difundido o aceptado por la sociedad y la academia es necesariamente el correcto pues, nuevamente, hay intereses políticos, así como también procesos de divulgación y contextos sociohistóricos que intervienen en ello. También reconozco que las ciencias sociales son una variable importante mediante la cual construimos nuestra percepción del mundo y, por lo tanto, son un conocimiento fundamental.

La ciencia social, como dicen Foucault y otros autores -siento no nombrarlos, Foucault es el único que recuerdo su nombre ahora mismo-, son una herramienta política, por lo que creo, entonces, es algo necesario a aprender y dar a conocer de forma crítica como responsabilidad personal y comunitaria.


Ojalá que lo que escriba aquí haga más libre al hipotético lector y, por lo tanto, con un corazón más tranquilo que ayer.





27 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo